Fin de la Semana Cultural de Cáceres: mucho interés, menos público

Concluyó la Semana Cultural sobre Las Hurdes en Cáceres.

La apertura de la exposición ”Las Hurdes, Tierra de Mujeres –abierta hasta el 10 de junio en la Sala Pintores 10 de la Diputación provincial– y la conferencia inaugural sobre “Las Hurdes imaginarias, a cargo de David Matías, habían abierto la programación.

En la última semana se sucedió el resto de las actividades. El jueves 20, en la Filmoteca de Extremadura, se proyectaron los documentales “Las Hurdes, tierra sin pan” (Luis Buñuel, 193­3) y ”Las Hurdes, tierra con alma”, (con Adriana Ugarte y Jimmy Barnatán, 2016). Alrededor de 80 personas acudieron a la sala principal de la institución para observar, sobre todo el segundo de los trabajos, en excelentes condiciones acústicas y visuales; algo excepcional en productos emitidos a través de la televisión. Al concluir las proyecciones, alrededor de treinta personas participaron en un coloquio con el director de “Tierra con alma”, Jesús M. Santos, en el que primaron las cuestiones relacionadas con la obra del realizador aragonés y sus propuestas.

El viernes 21, en el Ateneo de Cáceres, la actividad se centró en “La apicultura y el aceite, productos con memoria”, que en buena medida expresan la tradición y la idiosincrasia de la comarca, reflejada en unas actividades milenarias que en Las Hurdes simbolizan su propia personalidad, entre la trashumancia de las abejas y la lucha por la tierra que reclaman los olivos en un territorio tan escarpado.

La exposición corrió a cargo de Justino Corchero, gerente de la empresa oleolícola Jacoliva, y Primitivo Pino, presidente de la cooperativa apícola Sierramiel. La charla se convirtió muy pronto en un coloquio en el que participó la veintena de asistentes y que se desarrolló, gracias al interés de las aportaciones de los ponentes y a su capacidad para conectar con los problemas concretos, durante casi dos horas. Fueron dos lecciones magistrales en las que se combinaron los aspectos económicos, sociales y culturales relacionados con el aceite y la miel. Una experiencia digna de recuerdo que los principales protagonistas culminaron con un obsequio a cada uno de los asistentes.

La semana concluyó, también en el Ateneo, con un acto convocado para que los hurdanos y amigos residentes de Cáceres hablaran “De lo nuestro”. Se abrió con la proyección de dos reportajes audiovisuales: uno, relacionado con la exposición “Las Hurdes, tierra de mujeres” –en el que las fotografías se combinan con testimonios literales de las protagonistas reproducidos por destacadas profesionales del periodismo televisivo–, y otro basado una propuesta para identificar a la comarca con el eslogan “Las Hurdes tienen alma”; ambos trabajos basados en la capacidad de la realidad para generar emociones.

Al acto solo acudieron seis personas. Sin embargo la charla se prolongó durante más de hora y media. La realidad de la comarca, sus posibilidades reales y sus expectativas razonables se sucedieron en una conversación en la que se puso de manifiesto el profundo interés que esos asuntos suscitan entre personas que, al margen de su mayor o menor cuantía, conocen y reflexionan profundamente la realidad de Las Hurdes, y que, por tanto, merecen ser escuchadas.

Al término de las jornadas, el vicepresidente del Ateneo de Cáceres agradeció la calidad de las propuestas de la Semana Cultural de Las Hurdes y propuso a la asociación cultural AlmaHurdes  promover conjuntamente en el próximo curso algún proyecto ambicioso relacionado con la comarca.

En definitiva, la asociación cultural AlmaHurdes, promotora de la iniciativa con la colaboración de la Diputación de Cáceres, se siente muy agradecida a cuantos han participado y hecho posible unas actividades de enorme interés por la calidad y cualificación de las diferentes aportaciones.

La próxima cita, Ciudad Rodrigo.

>