Gastronomía hurdana

La ganadería y la agricultura determinan la tradición gastronómica de Las Hurdes. El cabrito, la miel, los embutidos, las cerezas, las aceitunas y el aceite, las castañas, los peces de río forman parte del elenco de los productos que la comarca produce con extraordinaria calidad. Ellos están en la base del genuino recetario hurdano.

Además de los productos más características, la gastronomía tradicional está relacionada con las condiciones de vida: los rigores del clima y el esfuerzo requerido por las adversas condiciones del terreno reclaman, por ejemplo, dietas adecuadas a esas necesidades y a las posibilidades de una economía muy austera.

La ensalada de limones, el cabrito en sus múltiples formas de elaboración (asado o a la brasa, en caldereta o cuchifrito), las migas, el gazpacho cojondillo, el matajambre, la tortilla de espárragos, las castañas con leche, el moje de peces, las patatas meneás, las setas… son algunos de los platos más tradicionales.

Los nuevos tiempos aportan interesantes variaciones a partir de los productos tradicionales, como el frecuente uso del polen y la miel o la incorporación de frutas a las ensaladas o el gazpacho. Además la producción de licores elaborados con miel, castañas o madroños.