almaHurdes quiere animar a hurdanos y visitantes a recorrer la comarca, a disfrutar de su naturaleza, su historia, su cultura, sus productos, su leyenda o su gastronomía y, sobre todo, a compartir emociones entre los que están y los que vienen.

Esta Guía de Viaje sabe que el objetivo no es llegar sino gozar del camino. Ánimo.

Ayúdanos a mejorar esta guía y a corregir los errores en que pueda incurrir en el mail: participacion@almahurdes.com

Gracias

almahurdes icono 011

Las Hurdes son naturaleza: un lugar de montañas y valles, de bosque y pizarra, brezo y jara, que recorre el agua: ríos, chorros, charcos, cascadas…

Las Hurdes son cultura: sobre un espacio difícil se levanta un lugar emocionante, fruto del tesón y del cariño; la tierra es, aquí, hija de los hombres.

Las fiestas en Las Hurdes no son un alto en el camino sino una seña de identidad de la comarca, de los pueblos y las alquerías; de todos sus habitantes.

Los hurdanos aprendieron a tallar y moldear la pizarra, la madera, el corcho, las raíces, el barro… Luego se unieron las bordadoras, los fabricantes de gaitas, pipas, miniaturas; los artesanos del hierro o el cuero, y tantos otros.

Miel, cabrito, cerezas, aceitunas y aceite, embutidos, setas, castañas, peces… La gastronomía hurdana se alimenta y se esmera con lo que da la tierra.

Las Hurdes son sus rutas.
Recorrer senderos que descubren lugares insólitos, guardar el viaje en la memoria e imaginar una comarca de leyenda: así se hace camino.

Las Hurdes son un territorio para descubrir la naturaleza, estimular la emoción del tesón y la belleza, alentar la imaginación y disfrutar de todo ello. Hay muchas maneras de conseguirlo y están al alcance de la mano.

El viajero guarda Las Hurdes en su memoria y en su imaginación, pero los recuerdos y los sueños se alimentan con miel, cerezas, aceite, licores, artesanía y otros productos que la comarca ofrece.