Hurdanos en Cáceres

Los hurdanos residentes en Cáceres se reunieron el sábado 23 de Noviembre para celebrar su fiesta anual.

Para empezar, música. Durante toda la mañana el grupo de tamborileros de Las Hurdes se apropió de la Plaza Mayor y, desde las escaleras del Ayuntamiento, ofreció sus melodías a cuantos pasaron por el epicentro de la capital cacereña. Muchas personas acudieron al reclamo de la dulzaina, el tamboril y las voces del grupo musical y rodearon a los actuantes. Entre ellas, el propio alcalde de la ciudad, que a quiso saludar a los hurdanos allí presentes. No faltaron espontáneos prestos para bailar al ritmo de las jotas, los picaos o el redoble.

Hacia las 2 de la tarde, la comitiva de músicos y hurdanos residentes en Cáceres, alrededor de dos centenares de personas, hicieron el pasacalles por la zona antigua, se detuvieron en los lugares más representativos para dejar constancia fotográfica de su paso  y caminaron hasta el hotel Don Manuel para celebrar la comida de confraternidad.

A los postres, David Matías, autor de una excelente tesis doctoral sobre la comarca, trazó unas líneas maestras sobre el valor simbólico y cultural de Las Hurdes y reivindicó ese legado como instrumento para su promoción económica.  A continuación, Jesús M. Santos, presidente de AlmaHurdes, explicó a través de varias proyecciones los objetivos de la asociación cultural y, en concreto, el proyecto Las Hurdes: Tierra de mujeres.

Tras las fotografías del numeroso grupo de hurdanos allí reunidos, la fiesta continuó con muchas conversaciones y mucho baile. Una fiesta con música y memoria.