Las residencias de Las Hurdes, pioneras contra el coronavirus

Alrededor de 400 personas residentes en Las Hurdes, entre las acogidas en las diferentes Residencias de la comarca y el personal que las atiende, han recibido ya la vacuna contra el coronavirus. La primera dosis se les puso a primeros de enero y la segunda se les inyectará a partir del 4 de febrero. Estos 400 hurdanos han sido los pioneros a la hora de aceptar un tratamiento que perme mirar al futuro con mayor optimismo que hasta ahora.

En ese grupo se encuentran las personas acogidas y las trabajadoras de los Centros de Mayores de Vegas de Coria, Casares y Pinofranqueado, del Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral, de la Casa de la Misericordia de Pino y del Cottolengo, de Fragosa.

Solo en Pinofranqueado, entre la Residencia de Mayores y la Casa de la Misericordia, han recibido el tratamiento 150 personas. Otras 60 lo han hecho en la Residencia de Casares y la misma cantidad en el Centro de Nuñomoral. Entre la residencia de Vegas de Coria y el Cottolengo se calcula que se ha vacunado a un centenar de personas.

Lourdes Martín Vázquez, enfermera de la residencia de Mayores y Centro de Día de Pinofranqueado, explica que “las personas acogidas en el centro, “tras los primeros días, en los que estuvieron algo más desconcertadas, se han adaptado de manera estupenda a la situación”.

En ello insiste César Martín, director de la Residencia de Casares. “Han acogido la vacuna con muchas ganas y no ha habido ningún inconveniente en el proceso, más allá de un poquito de dolor en el brazo en algún paciente”. Los responsables de los centros reconocen que al principio de la pandemia se vivieron los momentos más duros. “Echaban mucho de menos a sus familiares, pero ahora comprenden lo que está pasando”.

Lo demostraron especialmente durante las fiestas navideñas. Lourdes Martín explica que “las visitas tuvieron que hacerse al aire libre, con los mayores y sus familiares separados a uno y otro lado de la verja del jardín y con la protección de la mascarilla. Pero lo entendieron”.

En el caso de la Residencia de Mayores de Pino solo en un caso pudieron acceder familiares al interior de las instalaciones. Fue como consecuencia del fallecimiento, por motivos ajenos a la pandemia, de una residente. “Tuvieron que utilizar el EPI, el equipamiento de protección, y de esa manera pudieron velar y acompañar a su familiar”.

El cumplimiento de las medidas sanitarias “ha sido muy estricto y, gracias a ello”, se ha podido contener la pandemia de manera razonable. En Nuñomoral sufrieron la Covid19, cuatro usuarios del centro y tres trabajadores; en Casares solo una persona estuvo sometida a confinamiento –aunque la prueba resultó negativa– y en PInofranqueado “no ha habido que lamentar ningún contagio hasta el momento en el interior del centro”, aunque se ha visto afectada una trabajadora relacionada con la residencia: una cocinera de la empresa encargada del catering que se ofrece a los residentes.

 

Los datos y, sobre todo, el control de los contagios que los propios responsables de los centros revelan “pone de manifiesto el acierto de las medidas adoptadas. Por eso Lourdes Martín concluye: “Sí, creo que hasta hora lo hemos hecho bien”.

Los centros de Pinofranqueado y Casares, así como el de Nuñomoral, están gestionados por Mensajeros de la Paz. El de Vegas de Coria depende de la Junta y la Casa de la Misericordia de Pino; y el Cottolengo y la Casa de la Misericordia, de sendas instituciones religiosas, las Siervas de Jesús y los Esclavos de María y de los Pobres.

La Covid en la comarca en los últimos días

En los últimos días la situación de Las Hurdes ha evolucionado de manera muy satisfactoria en lo relativo a la pandemia. En los primeros diez días de enero se contabilizaron 19 casos y en la segunda decena, solo cuatro. En la última semana no se ha registrado en toda la comarca ningún caso positivo.

En el entorno de Pinofranqueado, el municipio que sufrió más casos de Covid, sobre todo a partir del mes de diciembre, solo cuatro casos permanecen activos en la actualidad y, en los diez meses transcurridos desde que se reconoció la pandemia, solo dos personas tuvieron que ser hospitalizadas.

La situación actual de la pandemia en Las Hurdes resulta aún más positiva en el contexto de Extremadura. La proporción de contagios es muy inferior a la de la comunidad: 40 por 100.000 en Las Hurdes y alrededor de 1.300 en la región.

>