Más allá del fuego: un reportaje y un programa de televisión

Otra vez el fuego. Las llamas provocadas por un rayo asolaron una amplia zona de la comarca. Ladrillar, Riomalo de Arriba, Aceitunilla, Nuñomoral, Cabezo, Las Mestas e incluso Las Batuecas. De la provincia de Cáceres pasó a Salamanca y volvió a Las Hurdes. Alquerías evacuadas, personas cobijadas en instalaciones improvisadas o viviendas ajenas, árboles y cultivos carbonizados, profesionales y medios antiincendios en jornadas maratonianas y bajo condiciones extremas, visitas ilustres comprometiendo solidaridad desde el Rey al presidente del Gobierno y el de Extremadura…

Otra vez el miedo al fuego que no solo quema las haciendas sino también la imagen de la comarca, que retrae el turismo en un momento de clara recuperación y reduce las expectativas. La comarca ha estado en la apertura de los telediarios y eso, normalmente, suele ser la consecuencia de una mala noticia. Sin embargo, el siniestro también puede alentar efectos favorables o, al menos, compensatorios: la cohesión de los vecinos de la comarca, la solidaridad de todos los que comparten el dolor que provocan las llamas, la unión y el compromiso de quienes directamente las sufren y de todos los que buscan la manera de aliviar la desgracia.

Entre las innumerables crónicas relacionadas con los incendios, simultáneos a otros similares en diferentes zonas de España y del mundo, han surgido algunas especialmente significativas por su empeño en reivindicar la identidad de Las Hurdes. Por ejemplo, el excelente reportaje, con profundas y abundantes referencias familiares, de Javier Rodríguez Marcos, mesteño de origen, en El País, publicado bajo el título Arde sobre quemado en Las Hurdes. Un recorrido para principiantes por la comarca extremeña: de la leyenda negra, a Buñuel y a los incendios.

También, el programa 80cm, de Juanjo Pardo, emitido por La2 de TVE y titulado Las Hurdes. Disfrutar la belleza, real. Un amplio recorrido, grabado con anterioridad a los incendios, sobre la ruta de Alfonso XIII, seriamente afectada por el fuego. La cadena pública emitió el programa tras unos rótulos que ponían de manifiesto que “las imágenes de este programa son el testimonio de todo lo que desaparece cuando el monte arde”.