Matajambre

Un reconstituyente dulce. Para cualquier hora intermedia.

Se baten tres huevos, se añade un vaso de leche y una cucharadita de bocarbonato, y se sigue batiendo; luego, medio vaso de agua, y lo mismo; por fin, medio quilo de harina, y se continúa hasta conseguir una masa homogénea y clarita. Entonces se fríe los buñuelos, se escurren y se rocían con miel ligera o aligerada con una pizca de agua. Mejor comerlos calentitos.

>