Miel y aceite, placeres de toda la vida

En una comarca extremeña viven poco más de 6.000 habitantes y cuatro mil millones de abejas. Si las abejas favorecen la producción de una tercera parte de los alimentos que consume la humanidad, ¿a los apicultores habría que considerarlos trabajadores esenciales o especie protegida?

Tan antiguos como las abejas son los olivos. ¿Qué ha ocurrido para que un producto de consumo tan básico y elemental como el aceite se haya convertido en un objeto gourmet que se cata como los mejores vinos? ¿Qué tiene que envidiar el aceite de Gata-Hurdes a los mejores del mundo? ¿O será al revés?

De todo eso se hablará hoy, viernes, día 22, a partir de las 20:00 horas, en el Ateneo de Cáceres, durante una charla convocada bajo el título Miel y aceite, productos con memoria, en la que participarán Primitivo Pino, presidente de la Cooperativa Sierra Miel, de Torrecilla de Los Ángeles, y Justino Corchero, gerente de la empresa oleolícola Jacoliva. Todo ello se inserta en la Semana Cultural de Las Hurdes que, promovida la asociación cultural AlmaHUrdes con el apoyo de la Diputación provincial, se viene celebrando en Cáceres.

La miel y el aceite son los dos productos más representativos de Las Hurdes. Dos productos milenarios que consumen personas de todo el mundo. Su valor económico es obvio. ¿Y el cultural?

La semana de Las Hurdes se cerrará el sábado, también en el Ateneo, a las 12:00 del mediodía, en una sesión a la que hurdanos, allegados y amigos de la comarca podrán conversar sobre qué tienen Las Hurdes para añorarlas tanto, si reciben el aprecio que merecen, qué aspectos de su tradición están en peligro, cómo afrontar el futuro… Para animar el coloquio se proyectarán prevaimente varios trabajos audiovisuales que muestran algunos de los elementos fundamentales de la realidad de la comarca.

>