La lluvia se sumó a la celebración de Plasencia Abierta y, cuando ya atardecía, alrededor de 30 personas encontraron refugio frente al aguacero en la librería La Puerta de Tannhäuser. Frente al aguacero y, sobre todo, contra la desmemoria.

En ese contexto y con esa intención se presentó el libro Las Hurdes: Tierra de Mujeres y el acto se convirtió en un nuevo homenaje y reconocimiento al valor y al tesón de la mujer hurdana.

Cristina y Álvaro, los libreros, hicieron de anfitriones. Ellos tuvieron la iniciativa. Tras su saludo a los asistentes, la asociación cultural almaHurdes, promotora de la exposición y el libro Las Hurdes: Tierra de Mujeres, agradeció las colaboraciones y ayudas recibidas.

La parte central del acto consistió en la lectura de algunos pasajes representativos de los testimonios recogidos en la publicación a cargo, en su mayor parte, de miembros de la asociación, pero también de varias personas asistentes que quisieron participar activamente; entre ellas, María Jesús Marcos, que seleccionó un fragmento del testimonio de su madre, Piedad, una de las protagonistas del libro.

Durante todo el acto se proyectaron vídeos y fotografías de la exposición, así como de la comarca de Las Hurdes.

Una vez más, la emoción se volvió reflejar en el rostro de los asistentes. El acto se convirtió así en un anticipo de la proxima presentación en Plasencia de la exposición Las Hurdes: Tierra de Mujeres.