La exposición de fotografías “Las Hurdes: Tierra de Mujeres”, que permanecerá en Mérida, en el Centro Cultural Santo Domingo de la Fundación CB, hasta el 30 de julio, ya tiene próxima estación: el claustro del Palacio de La Salina, sede de la Diputación provincial, en Salamanca. En ese edificio renacentista, construido en 1538 y diseñado por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, estará alojada la muestra durante todo el mes de agosto.

Las medidas derivadas de la pandemia de la Covid19 obligaron a suspender las presentaciones comprometidas en Jerez de la Frontera, Sevilla, Cáceres y Plasencia. Por ese motivo solo se pudo mostrar, antes de la crisis sanitaria, en Pinofranqueado y Hervás. Tras la normalización de la situación se ha cumplido el compromiso con Mérida y, tras el periplo salmantino, se podrán completar los contraídos con Cáceres (mes de septiembre) y Plasencia (octubre).

El proyecto “Las Hurdes: Tierra de Mujeres” recoge las fotografías y los testimonios de una treintena de mujeres de la comarca, entre 70 y 100 años, que ofrecieron su rostro y el relato de su propia vida  para dejar constancia de una experiencia admirable e irrepetible, que cada una de ellas cuenta, en primera persona, en un libro donde detallan la realidad de su generación.

El libro estará a la venta en la propia exposición y en algunas librerías salmantinas.

La iniciativa ha sido impulsada por la asociación cultural AlmaHurdes y ha contado con el apoyo de la Diputación provincial de Cáceres. Con él se trata de reconocer la tarea insustituible de la mujer hurdana, cuyo tesón ha contribuido decisivamente a la pervivencia de la comarca.

Las fotografías que recoge la muestra han sido realizadas por José Benito Ruiz, profesional reconocido internacionalmente, que ha ofrecido su colaboración desinteresada a los promotores de la iniciativa. Sus trabajos se relacionan preferentemente con la fotografía de la naturaleza y la etnográfica. Es autor de numerosas publicaciones, profesor de composición fotográfica en múltiples lugares de Europa, América y África. Durante varios años promovió un taller de fotografía en Las Hurdes, a partir del cual surgió un movimiento fotográfico de interés en toda la comarca.