Hay muchas maneras de recorrer Las Hurdes. Los hurdanos siguen sus propios caminos: los que marca la propia vida, el trabajo, la familia, la infancia, la memoria… Los viajeros que tratan de conocer la comarca encuentran guías que les sugieren recorridos y otras experiencias. AlmaHurdes creó hace ya tiempo una que a muchos visitantes aún les resulta útil.

Sin embargo, conocer esta comarca requiere una actitud y una propuesta diferentes. Las Hurdes no solo reúnen lugares de gran interés, sino que, sobre todo, suscitan y reclaman emociones. Sobre todo, las que han vivido sus propios habitantes, pero, también, las de quienes han visitado la comarca y la han descrito.

El Mapa Emocional de Las Hurdes pretende convertirse en una cartografía de la comarca que resalte y localice las emociones que los propios hurdanos, personal o colectivamente, vinculan con la vida desarrollada en su territorio, así como aquellas otras que han relatado algunos visitantes.

El mapa identificará testimonios personales, fotografías, vídeos, audios, textos, referencias u otros materiales que ayuden a conocer las experiencias de vida más emocionantes o sugerentes de la comarca.

Se trata de construir una cartografía que precise y reconozca momentos o situaciones singulares que los hurdanos guardan en su memoria, complementados con testimonios de personas que dejaron una profunda huella en la comarca, que ayuden a contextualizar la realidad de Las Hurdes a lo largo de diferentes épocas.

El Mapa Emocional de Las Hurdes pretende recopilar fragmentos de la historia sentimental de la comarca, dirigidos tanto a los propios hurdanos, presentes y futuros, como a aquellos visitantes que, más allá de los valores etnográficos del territorio, pretendan conocer su aliento más íntimo, su alma.

Esos fragmentos de la historia sentimental de Las Hurdes pueden ser hechos, tradiciones, situaciones relacionadas con experiencias con un alto valor simbólico. También pueden ser personas merecedoras de un reconocimiento singular (como las protagonistas de Las Hurdes: Tierra de Mujeres) u otras que conciten una admiración generalizada.

El valor del Mapa Emocional de Las Hurdes dependerá fundamentalmente de las aportaciones de sus habitantes, tanto más importantes cuanto más íntimas o personales. Para ello los socios de AlmaHurdes tratarán de estimular, a través de asociaciones, instituciones educativas y culturales, escolares, centros de interpretación, etc., la participación de hombres y mujeres de la comarca para conseguir un proyecto socialmente asumible y estimulante. Se tratará, en definitiva, de incentivar la participación de cuantas personas puedan relatar sus recuerdos o vivencias más personales para crear así un instrumento que destaque los sentimientos y valores colectivos a lo largo del tiempo.

El Mapa Emocional de Las Hurdes podrá ofrecer a sus usuarios un acceso diversificado en función de la tecnología aplicada: general, por lugares, por rutas, por tipo de experiencias, por número de visitas, etc.  Uno de esos apartados podría remitir a las intervenciones de personajes reconocidos o viajeros que dejaron su huella en la proyección de la comarca, ya sea para contextualizar un momento histórico concreto como para destacar el atractivo emocional que para ellos representaron Las Hurdes.

El Mapa Emocional de Las Hurdes se debe plantear como un proyecto sin fin, en permanente estado de construcción o ampliación, en la medida que se reconozcan nuevas emociones o protagonistas con valor suficiente para ser integrados.

Fases de desarrollo y criterios para la recogida de materiales

La primera fase del Mapa Emocional de Las Hurdes consistirá en la creación de una base de datos o un espacio dentro de la web almahurdes.com donde se puedan alojar todos los materiales que se vayan generando, de manera que facilite su traslado al soporte final.

Una vez reunido un número suficiente de testimonios y referencias, con sus complementos pertinentes (testimonios, fotos, ilustraciones, etc.), se presentará formalmente el proyecto.

En la recogida de información y datos se tendrá en cuenta que cada una de las experiencias o emociones habrán de identificarse, con la mayor precisión y concreción posibles, en un lugar concreto. En ese sentido, se podría establecer varios tipos de ubicaciones: precisa –p.e., la fuente de la plaza–, concreta –p.e. la plaza, el barrio, un trayecto–, genérica –p.e., la alquería– o difusa –p.e. el municipio o la comarca).

Cuando la experiencia o la emoción se identifica con una persona concreta se deberá incluir: nombre, fecha de nacimiento, algún aspecto biográfico relevante y su vinculación con el territorio. Si varias personas coincidieran en una misma propuesta, se debería referenciar a todas ellas.

El proyecto mejorará en la medida en que los participantes pongan a disposición materiales (fotos, vídeos, utensilios, etc.) representativos que añadan valor al relato emocional de cada experiencia concreta.

El Mapa Emocional de Las Hurdes podrá ofrecer a sus usuarios un acceso diversificado en función de la tecnología aplicada: general, por lugares, por rutas, por tipo de experiencias, por número de visitas, etc.  Uno de esos apartados podría remitir a las intervenciones de personajes reconocidos o viajeros que dejaron su huella en la proyección de la comarca, ya sea para contextualizar un momento histórico concreto como para destacar el atractivo emocional que para ellos representaron Las Hurdes. No se pretende tanto una glosa de los personajes como entender otra manera de la comarca y su proyección exterior.

A partir de los resultados de los primeros trabajos de documentación se podrán establecer pautas más concretas y realistas en la fase de ejecución del proyecto, pero también en la definición del diseño final, en la tecnología a emplear, en el presupuesto necesario y en la posible colaboración con instituciones o entidades.

Artículos relacionados